domingo, 29 de noviembre de 2015

#En La Bretxa - El desmonte del territorio y el turismo como asfaltización y progreso, por Alfonso García

La Diputación y los ayuntamientos de Segorbe y Castellnovo van a cementar  mas de 12000 m² de huerta, lo que es lo mismo el árbol frutal pasarlo a secaral, mediante el asfaltado la carretera CV-215 y CV-200 Segorbe-Aín donde además de hacerla más ancha nos van a “obsequiar” con mas rotondas, empotradas en tan solo 3500 metros. Maniobra del Capital local para destrozar la huerta de la zona, o desmonte del territorio, dando prioridad a la infraestructura de asfalto, desertizando el terreno y sin tener en cuenta las nefastas consecuencias que tiene en accidentes y en la atmósfera el CO2. En diciembre del 2007 el ayuntamiento de Segorbe diseñó un plan de urbanismo que se archivó y ahora pretende poco a poco llevarlo acabo, entre otros proyectos esta la creación de un anillo en torno al núcleo urbano central de Segorbe.

Los voceros de la plutocracia pretenden “vendernos la moto” con palabras  rimbombantes, tal que la mejora de infraestructuras es para nuestra seguridad y que incentivara la zona con el turismo, una de las palancas más queridas para continuar con el crecimiento que para ellos es ilimitado, pero para el medio ambiente tiene un límite. Publicitan anuncios como “los vecinos de la comarca podremos disfrutar de un nuevo vial que multiplicará las oportunidades económicas y turísticas de la zona”. De sobra es conocido que eso no es así, solo ver el perfil de personas en edad laboral en los últimos cincuenta años ha ido en disminución. ¿Entonces que es lo que buscan?

Otras de los destrozos que causan estas obras faraónicas es la aniquilación de la vida en el campo y su producto local. El desarrollo de zonas desertificadas mediante el cemento, con el ejemplo en la CV-200 pasaran 12.000 m² a desierto, dejan extensiones de naturales que nunca serán recuperadas y jamás van a darnos materiales o productos de alimentación como ahora lo hacen. La asfaltización de zonas urbanas es otra de las estrategias del capital con su plutocracia, tratando de convencer con ello que el mundo rural queda mas cerca de la urbanización industrial y las personas de la ciudad  poder pasar un día cercano a la naturaleza. En este caso trataran de hacer llegar a laSierra Espadan las personas residentes de Valencia.

El desprestigio del “agricultor” y la imposibilidad de la vida rural que está llevando a cabo el capital es otra de las maniobras para la donación del agua del manantial de la Esperanza a la envasadora de zumos. Convenciendo a las personas que la vida asalariada es preferible a vivir de la agricultura. Estas acciones hacen que algunas personas no rechacen ciertas actuaciones de la administración que llevan al agotamiento del medio ambiente. Por citar un caso, la donación del agua del manantial de la Esperanza a DAFSA es apoyado con buenos ojos por un sector de la población.

Una persona que huye del asfalto de la ciudad y busca un silencio en el campo busca los caminos de tierra y no el alquitrán. ¿Mejora la estancia de un día en el campo una ampliación de las carreteras con sus rotondas para una persona amante de la naturaleza?

¿Realmente esta infraestructura con el presupuesto utilizado supone una mejora en la vida rural? El progreso solo busca ganancia rápida y a ser posible que todo quede en sus arcas. 


Fuente: http://elecodelpalancia.blogspot.com.es/2015/10/el-desmonte-del-territorio-y-el-turismo.html