domingo, 29 de noviembre de 2015

#En La Bretxa - El sentido de la guerra. Manifiesto contra la OTAN y la Trident Juncture, per Lu

Durante el mes de octubre y hasta el 6 de noviembre de 2015 tendrán lugar las maniobras Trident Juncture de la OTAN, principalmente en Italia, Portugal y en el Estado Español. Con la participación de más de 36.000 militares de 30 estados. Aproximadamente unos 20.000 soldados, se desplegaran en ocho puntos del Estado Español: en los Centros Nacionales de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza) y Chinchilla (Albacete), en el Campo de Maniobras y Tiro ‘Álvarez de Sotomayor’ (Almería) y en el Campo de Adiestramiento Anfibio de la Sierra del Retín (Cádiz), así como en las bases aéreas de Albacete, Son San Joan (Palma de Mallorca), Torrejón y Zaragoza. Además, contarán en estas desorbitadas maniobras con los marines estadounidenses de Morón de la Frontera.

Las maniobras se enmarcarán en dos fases distintas: una de puesto de mando y «guerra simulada» (Command Post Exercise, CPX, del 3 a 16 de octubre), que se desarrollará dentro de las cuarteles de los estados participantes, y otra fase real (Live Exercise, LIVEX, del 21 de octubre al 6 de noviembre de 2015), en la que se ensayarán diferentes operaciones navales, aéreas, ofensiva terrestre, desembarcos anfibios, lanzamientos paracaidistas, acciones en ambiente urbano, intervenciones en ambiente NRBQ [nuclear, radiológico, bacteriológico y químico] y actuación de fuerzas de operaciones especiales, entre otras. En el Estado español la mayor parte de los militares se desplegaran a San Gregorio (Zaragoza), aunque Andalucía tendrá también un papel importante durante las maniobras. Por el momento, ya están construyendo un gran campamento en la Base Aérea de Zaragoza con capacidad para 1.600 militares.

Estas maniobras, a demás de resultar  una visión militarista excesiva e innecesaria para la mayoría de la población, suponen un gasto que el Estado español no puede asumir, pues, entre otras deudas se encuentra la del gasto militar con 26.000 millones de euros por causa de los llamados Planes Especiales de Armamento.  Esto solo empeora e infla la burbuja armamentística española y nos convierte directamente en cómplices del terrorismo y la violencia militar. España es, de hecho, uno de los cinco países europeos que más dinero público destina a gasto militar junto con Francia, Reino Unido, Alemania e Italia. 

¿Que pretenden vendernos desde la cúpula de gobierno y la OTAN, al ciudadano de a pié, con la implantación de estas supermani-obras en terreno español? Las maniobras Trident Juncture 2015 se presentan desde el ministerio de defensa del Estado español como «el mayor despliegue de la Alianza atlántica tras la guerra fría» y «el ejercicio más importante de la OTAN en 2015». Disfrazan las maniobras de pacificadoras, alegando la peligrosidad del conflicto sirio y la necesidad de intervenir militarmente para frenar el terrorismo y la vulneración, por parte del Estado Islámico,  de los derechos humanos.  Teniendo en cuenta que es Arabia Saudí, recientemente nombrada «defen-sora de los derechos humanos» por la ONU, quien ilegalmente financia al ISIS, y que a su vez es el Estado español quién financia a Arabia Saudí, mediador en la venta al mismo de 250 tanques por la suma de 3.000 millones de euros. No podemos, por lo tanto, tomar en serio esta «buena fe» de la OTAN y sus ejércitos imperialistas. Parece ser que se trata de una estudiada maniobra de distracción el crear un enemigo común de la Alianza Trasatlántica, que despista la atención de los verdaderos problemas generados por el capitalismo y sus secuaces como la crisis, el imperialismo del expolio, el TTIP o el neo-fascismo imperante en Ucrania tras el golpe de estado, cuyo gobierno cuenta con el apoyo de la OTAN (al invitarlos a formar parte de su ejército), la degradación medioambiental, etc. Mientras tanto estas maniobras crean una atmósfera de inseguridad, nos convierten en cómplices directos del terrorismo militar a todos los ciudadanos del territorio  español,  y por ende en objetivo de sus enemigos, a la vez que  alientan el miedo y el racismo.

Estas maniobras de «alta visibi-lidad» son la vía para tratar de intimidar a potencias militares como Rusia y China en su competencia imperialista por la dominación de los recursos naturales. ¿Por qué si no, pretende la OTAN entrar en África cuando China más está invirtiendo en calidad de intereses comerciales? Las maniobras Trident Juncture 2015 venden humo, y enemigos para justificar la puesta en práctica sobre territorio africano de lo aprendido en la guerra de ocupación de Afganistán. Es una lucha por los recursos naturales, una invasión que pretende expropiar y monopolizar recursos como agua, minerales e hidrocarburos con la excusa de la amenaza que el conflicto sirio representa. El interés de la OTAN por África y Oriente medio radica en su abundante riqueza de recursos naturales: minerales (platino, cromo, manganeso y cobalto, entre otros) y de hidrocarburos que representan una gran parte de las reservas mundiales.

Aquí dilucidamos el verdadero papel del Estado español, que por su proximidad en fronteras representa un apéndice indispensable para regular la inmigración y asegurar las rutas comerciales de esos recursos naturales que tanto interesan a las potencias capitalistas.  

Estas maniobras y los propios ejércitos representan la mano sangrienta de los intereses capitalistas de las grandes potencias que luchan por la dominación de los recursos. Son medios de destrucción y dominación que no necesitamos aquellos que luchamos por una sociedad internacional solidaria, sostenible y justa. Por ello hacemos un llamamiento a la cooperación social por la justicia mundial, alentamos a la muestra de disconformidad ciudadana contra estas maniobras y por extensión la OTAN. Llamamos a la desobediencia civil y a la acción directa no-violenta contra las maniobras Trident Juncture 2015 de la OTAN.